El branding: construyendo una marca

El branding es un concepto relacionado con el márketing que hace referencia a la construcción y significación de una marca determinada. En la actualidad toda empresa debe identificarse con una imagen literal y además, dotar a esa imagen de unos valores metafóricos que se asocien con la propia empresa y sus productos.

El branding cuenta con varios elementos que ayudan a definir una marca e identificarla. El naming es muy importante, se trata de elegir un nombre apropiado, libre de interpretaciones y memorable. Una vez se elige el nombre adecuado, debemos definir la identidad corporativa. La identidad de marca no solo debe ser gráfica en el sentido de elección de color, tipografía, etc., además debe venir acompañada de una serie de valores que queremos proyectar hacia el público.

El posicionamiento y la lealtad de marca se deben en gran medida al branding. Un público que se identifica con una marca y la reconoce como propia va a seguir recurriendo al mismo producto en compras posteriores. La lealtad se consigue por medio de una imagen que el público asocie con su propia cultura. El posicionamiento y diferenciación vienen también dados por el branding, este ayuda a que la marca sea visible y esté donde el cliente la vaya a necesitar.

Muchos productos tienen costes de producción similares, por lo tanto los precios deberían ser homogéneos. Además, las calidades de ciertos productos de un sector suelen ser parecidas, por lo que el comprador solo tendría un criterio a la hora de decidir: el precio. El branding diferencia productos a simple vista homogéneos, dando al público herramientas para una elección más amplia, basada muchas veces en características que la propia empresa ha decidido asociarse.

El branding puede venir en gran medida de manera espontánea, fruto de la opinión del público y la imagen que el cliente se forme de la empresa, sin embargo esto puede resultar muy arriesgado. Por eso las empresas planean una estrategia de imagen y branding para tratar de encauzar la opinión general, de manera que las opiniones mayoritarias surjan de un trabajo planificado y dirigido.

Las empresas con productos caros han sobrevivido a lo largo de los años, a veces incluso ofreciendo productos de menor calidad o duración que la competencia, esto es posible gracias a que el público percibe estas marcas como propias o asociándolas con valores con los que se identifican, la herramienta que provoca este tipo de comportamiento es el branding.

Por último, si tienes alguna duda o sugerencia puedes dejarnos tus comentarios en nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *